CHURCH LIFE

Alto a las detenciones infantiles

Newsdesk Alto a las detenciones infantiles

Pastor Ricardo B. Graham

«Dejad que los niños vengan a mi», dijo Jesús, «porque de ellos es el reino de los cielos». Pero, aparentemente, los niños no son más bienvenidos en los Estados Unidos.

Los Adventistas del Séptimo Día consideran cuidar y proteger a los niños como una encomienda sagrada. Todos los americanos, y particularmente la gente religiosa, deben de elevar sus voces para condenar la demonización de esas familias inmigrantes como criminales. Muchos están huyendo de la violencia y procurando legalmente la condición de refugiados. Jesucristo declaró que  la manera como tratamos a quienes consideramos «los más insignificantes» es como tratamos a Cristo. En su trato con los inmigrantes y con las familias procurando refugio nuestros líderes están demonizando a Jesús mismo. Muchos en nuestra nación proclaman que América es una nación cristiana. Pero una nación que rechaza la enseñanza fundamental de Jesús de dar un vaso de dar de beber al sediento, alimentar al hambriento, vestir al desnudo y dar refugio al forastero se mofa de Dios y pierde el derecho de pretender el nombre de Cristo.

Un número en aumento de cristianos y de líderes religiosos están hablando en contra de la crueldad que se inflige a los hijos de inmigrantes y refugiados por la nueva política de «cero tolerancia» del Departamento de Justicia. Otros han hablado acerca del abuso de las Escrituras para justificar tal crueldad. Ciertamente Romanos 13 no solamente ha sido usado en el pasado para animar el cumplimiento de la ley sobre esclavos fugitivos, requiriendo que los esclavos que huyesen de su cautiverio fuesen regresados al mismo, sino que Romanos 13 fue también usado para obtener la sumisión de la iglesia cristiana en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Dios ha establecido a nuestros líderes y a nuestro gobierno, sostiene la fallida lógica, y es nuestra obligación obedecer y acatar. El abuso de las Escrituras para justificar el infligir daño a los niños es verdaderamente un pecado abyecto.

Los Adventistas del Séptimo Día valoran la libertad religiosa pero nos sentimos compelidos a erguirnos y pronunciar rotunda y claramente cuando la religión es usada para dañar a otros. Nuestro papel como creyentes y ciudadanos es hacer a los líderes de nuestra nación responsables ante un elevado estándar moral y ético en la interpretación de nuestras leyes.

Todo creyente debería de condenar el abuso de la ley que apoya una política oficial de detención y abuso infantil. El mismo pasaje bíblico que ha sido agredido para justificar esta política declara que «el amor no perjudica al prójimo, así que el amor es el cumplimiento de la ley». La función apropiada de la ley es preservar el bienestar de la sociedad, su paz y los derechos de su gente. Usar a la ley como un medio para oprimir, como lo está haciendo el Departamento de Justicia, es degradar a la ley misma, socava las bases de nuestra democracia y pone en vergüenza a toda nuestra nación.

América es una nación de inmigrantes y siempre ha sido una nación compasiva. Ya sea medida por las aportaciones caritativas en asistencia a desastres, desarrollo o asistencia al extranjero por nuestro gobierno, los americanos siempre han sobrepasado a las demás naciones en su demostración de misericordia y compasión hacia quienes sufren de escases, de hambre y otras carencias. Los Estados Unidos han sido campeones de la democracia, los derechos humanos y la libertad civil y religiosa en todo el mundo.

Pero en este punto no somos campeones más. Una política que procura establecer un objetivo social y político al separar a familias y dañar a niños es una mancha en nuestro carácter nacional que será difícil de borrar. Así que estamos compelidos a ponernos de pie y procurar aliviar el sufrimiento de esos hijos de inmigrantes que están languideciendo en centros de detención, separados de los brazos de sus madres.

Nuestros pensamientos y nuestras oraciones tienen que tornarse en acciones y hechos. Todo aquel que aprecie los valores que caracterizan a América deben demandar acción del congreso para poner fin a esta política. Le pedimos a todos que escriban o llamen a sus representantes en el Congreso, que hablen por sí mismos o como comunidad en contra de la injusticia, que usen su voz en los medios sociales y que usen todo derecho con que cuentan como ciudadanos para desafiar y cambiar las políticas que inhumana, desconsiderada e innecesariamente apartan a los niños de sus padres.

Ricardo B. Graham

Presidente, Pacific Union Conference

 

Notas:

Los Adventistas del Séptimo Día tenemos en muy alta estima a los niños. A la luz la Biblia, los niños son dones preciosos de Dios que han sido confiados al cuidado de sus padres, de su familia, de la comunidad de la fe y de la sociedad en general. Los niños cuentan con un enorme potencial para contribuir de manera positiva a la iglesia y a la sociedad. Es de vital importancia prestar atención a su cuidado, protección y desarrollo. La Iglesia Adventista del Séptimo Día se reafirma e insiste en sus históricos esfuerzos de cuidar y salvaguardar a los niños… La Iglesia Adventista considera que el cuidado y la protección de los niños es un cometido sagrado. (Esta declaración fue aprobada por el Comité Ejecutivo de la Conferencia General de Adventistas del Séptimo Día en sesión en Utrecht, los Países Bajos, 29 de junio-8 de julio, 1995.)

Los Adventistas del Séptimo Día defendemos la dignidad y el valor de cada ser humano y condenamos todo tipo de abuso físico, sexual y psicológico, así como de violencia Doméstica… Aceptamos nuestra responsabilidad de… escuchar y atender a los que sufren de abuso y violencia familiar, de señalar las injusticias y de pronunciarnos en defensa de las víctimas. (Esta declaración fue aprobada y votada por el Comité Ejecutivo de la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día [ADCOM] y fue emitida por la oficina del presidente, Robert S. Folkenberg, durante la sesión de la Conferencia General en Utrecht, los Países Bajos, 29 de junio-8 de julio, 1995.)

La salud y la prosperidad de la sociedad se encuentra directamente relacionadas con el bienestar de la unidad familiar, que es su célula constitutiva. Hoy más que nunca antes, la familia se halla en peligro. Los sociólogos denuncian la desintegración de la familia moderna. El concepto cristiano tradicional del matrimonio entre un hombre y una mujer está en la cuerda floja. En esta época de crisis familiar, la Iglesia Adventista del Séptimo Día exhorta a todos los miembros de la familia a que fortalezcan su dimensión espiritual y sus relaciones familiares mediante el amor, la honestidad, el respeto y la responsabilidad mutuos. (Declaración presentada por Neal C. Wilson, presidente de la Asociación General, el 27 de junio de 1985, tras consultas con los dieciséis vicepresidentes, en la Sesión de la Conferencia General de Nueva Orleans.)

 

Recent Articles

Navajos Take to the Airwaves

By Phil Draper Kyle Boyd senses that God has given him a special opportunity to reach out to his fellow Navajo tribal members, whose territory...

Transforming Culture, Mission, and Consumer Health

By Christine Pickering As Adventist Health continues to advance its 2030 vision to bring health and well-being into reach for everyone, the faith-inspired health system...

Bill and June Jamerson – Longest Married Couple in the State of Nevada – October 29th, 2020

Good Morning! October 29, 2020     "And over all these virtues put on love, which binds them all together in perfect unity.” –Colossians 3:14 Bill and June Jamerson—Longest...

Germs, But Make Them Sparkle – October 27th, 2020

Good Morning! October 27, 2020     “My son, give me your heart, and let your eyes observe my ways.” –Proverbs 23:26 Germs, But Make Them Sparkle! Summit Christian...

Pandemic Serves as Growth Catalyst for the Young Adult Community – October 22nd, 2020

Good Morning! October 22, 2020     "For where two or three gather in my name, there am I with them.” –Matthew 18:20 Pandemic Serves as Growth Catalyst for...
Send this to a friend